domingo, 9 de septiembre de 2007

PERCEBEIROS ”LOS MINEROS DEL MAR.”


PERCEBEIROS ”LOS MINEROS DEL MAR." (Vídeo)
El percebeiro mantiene un pulso con el mar –que nutre y custodia el
percebe– y con sus iguales, por explotar el recurso de forma sostenible.


PASIÓN ‘Hay días en que mis mejillas se ruborizan porque no alcanzo a definir si mi profesión es un modo de ganarme la vida o, por el contrario, es una forma temeraria de jugar con la muerte.
Cada mañana, al despuntar el alba, llueva, granice o reine implacable el Sol en el cielo, armado de mi ‘ferrada’ y de una pequeña bolsa de malla me dirijo por senderos abruptos hasta las piedras, a esas piedras agrietadas durante milenios por los golpes del mar, en cuyos surcos se esconden silentes los percebes. Mi trabajo es danzar con las olas; hay días que me mecen con su monótono rumor, otras me escupen con sus rugidos hasta calarme los huesos, en ocasiones me agitan como si fuera un títere, pero siempre –hasta hoy– me han bendecido con sus frutos’. Las emotivas palabras son de Suso Lista, percebeiro de 44 años y patrón mayor de la cofradía de Corme, en plena Costa de la Muerte, el punto más occidental de Europa. En su cofradía hay otras 45 personas que trabajan el percebe a pie, como él. Muchos de ellos son mujeres y hombres que superan los 60 años. Luego, hay 47 licencias ‘a flote’, que trabajan desde embarcaciones. Aquí empiezan los problemas y la eterna historia del percebe, un sabroso molusco, asociado desde siempre a las costas de Galicia y a las celebraciones navideñas, que mantiene un difícil pulso entre la fuerte demanda, el furtivismo y la recogida sostenible.


EL FRUTO o el percebe, dispuesto en piñas, se alimenta gracias a las batidas del agua, ya que se nutre por filtración. Su cuerpo aparece protegido por dos valvas y se sujeta al sustrato por un pedúnculo, desarrollado por modificación de sus antenas, cuya parte interior es comestible. Actualmente, un centenar de cofradías gallegas y más de mil familias viven del percebe, manjar exquisito del que sólo perciben pingües beneficios unos pocos y no siempre los percebeiros, los encargados de la extracción y de sus cuidados.
‘El mar es como un huerto’,dicen los expertos, ‘hay que dejar unas zonas en barbecho para que otras crezcan renovadas’. La extracción sostenible de este recurso ha sido desde siempre el caballo de batalla de Galicia. En los años setenta hubo una explotación voraz que casi extingue el percebe y se tuvo que cerrar la veda en 1982. Gracias a esto, el percebe retomó la roca y desplazó al mejillón y a la lapa, recuperando su alfombra natural. Con la apertura de la veda, peligraba de nuevo por la sobre explotación y se empezó a legislar, creándose la joven profesión de percebéiro. Esta garantiza que el buen control del recurso, asegura un buen percebe. Si no se trabaja (se poda), el percebe crece largo porque compiten entre ellos por la
batida del mar en las apiñadas colonias. Es el llamado ‘mexón’, cargado de agua y no de carne. El mejor percebe es el gordo y pequeño que crece en horizontal, en las zonas más peligrosas y bañadas constantemente por las olas. Es el más sabroso y el más caro’, opinan.


A pesar del riesgo y la inestable
rentabilidad, hay dos años de
espera para ser percebeiro



LA LICENCIA Mientras hay muchos armadores que han tenido que recurrir a la mano de obra extranjera para completar la tripulación de sus barcos, en el sector percebéiro se da el fenómeno contrario: cientos de personas en Galicia están a la espera de que haya una vacante para poder dedicarse a esta actividad extractiva. Y en algunas ocasiones el tiempo de permanencia en esa lista es de casi dos años. ‘Hay gente que tiene la licencia y luego no la explota. Se me parte el alma cuando veo a toda la gente joven que quiere entrar y no puede. El percebeiro sólo puede recoger percebe; sin embargo, el mariscador puede dedicarse a otras cuatro artes. Estas gentes esquilman el recurso y no respetan sus tiempos de barbecho. Al tener otros trabajos, no lo miman. El otro gran problema del percebeiro es que, aunque trabajamos durante todo el año, sólo son útiles 120 días. Queremos más días, pero al no estar catalogados como profesión de riesgo (nos meten en el mismo saco que a los mariscadores), no podemos ampliar el cupo, dice Lista, mientras recuerda esas madrugadas en las que ve a mujeres mayores con cuerdas bajar por las rocas, batidas por las olas, sin apenas luz.


El calendario laboral del percebeiro se rige por la Luna,
las mareas y los temporales.

LUNA LLENA o Luna nueva. La jornada empieza para un percebeiro. Su calendario laboral se rige por el de las mareas. Apenas se recoge durante los cuartos de Luna porque no hay casi oscilaciones de marea, aunque algunas cofradías se lo están planteando para aprovechar la falta de oferta en el mercado. En este calendario, los temporales del Cantábrico tienen la última palabra: los marineros dicen que este es un mar muy avaro. La ley permite mariscar dos horas antes de pleamar y una hora después de bajamar. En esas tres horas, cogen un máximo de seis kilos.
Antes de bajar a las rocas, los percebeiros charlan mientras vislumbran en la penumbra los ‘camiños’ que les conducen a la zona donde trabajan. En Corme, los 21 kilómetros de costa se dividen en cuatro áreas. Por esas sendas, imperceptibles para el profano, bajan hombres y mujeres hasta sus áreas. Con trajes de neopreno o salvavidas, con frontal de luz o con linternas, pero siempre armados de la ‘ferrada’, el palo de hierro para extraer el fruto de la roca; la ‘mandileta’ de malla, a la cintura para que el agua se filtre, el peso no les tire de la roca y las olas les arrastren los guantes, y ‘el cuerpo serrano, para que luego digan que esta
profesión no es peligrosa’, denuncia Suso Lista. Cada percebeiro es un trabajador autónomo, y cuando tiene el cupo de percebe, pasa por el punto de control donde está el vigilante de la Xunta o de la cofradía para pesarlo. Cuatro centímetros es la talla comercial mínima legal. El sistema es bueno en la teoría, pero en la práctica no le faltan voces críticas. Hay quien preferiría que los vigilantes de cada ría fueran rotando para evitar abusos.


En Navidades, el percebe sube
en la lonja a 160 euros/kg.
El consumidor paga el triple




LA LONJA Cuando el percebeiro pasa el control, se lleva el percebe a casa para clasificarlo. Se hacen tres lotes según el tamaño y la calidad. Por la tarde, se subasta en la lonja. En Navidad y en la Fiesta del Percebe, en julio, los precios se disparan y puede alcanzar los 160 euros el kilo sin IVA. El lote más flojo roza los 9 euros.
El precio está condicionado por la cantidad de género, por eso, muchos percebeiros se plantean recoger menos de los seis kilos legales para aupar los precios. A la lonja acuden mayoristas o bien de los restaurantes, y con el cierre de la venta empieza la cadena de multiplicación de los precios. El percebeiro, trabajador autónomo, se lleva sólo la punta del iceberg. ‘No vale la pena pensarlo’, dicen. Al día siguiente, la Luna no perdona. Los percebeiros casi sin luz descienden por los ‘camiños’ hasta su zona. ‘Todos los días te juegas la vida, un descuido es la muerte. Encima, hay furtivismo y el mar es coto de los armadores. ¿Para cuándo una legislación que nos proteja a nosotros y al recurso?’, se lamentan.


- Vivimos del mar "Percebeiros". De la serie de tve "A ras del cielo", presentada por Lancis Lorenzo.

-"Percebeiros"de Cedeira,(Galicia).
Corto documental Dirigido Por David Beriain Sobre La Historia de Serxio Ces. Preseleccionado Premios Goya párrafo los 2012 Sinopsis: Ruge El Viento. El mar Golpea los Acantilados. Dos metros de roca, la ESA es la franja de Agua y Oxígeno en La Que CRECE El percebe. Dos metros Donde el mar en sí ensaña, Donde bate Con Fuerza milenaria. Una frontera de olas y espuma en la Que Serxo Y Sus compañeros Luchan Por Un bocado de mar. Una frontera de valor y Miedo. De Sentido Común y temeridad. Dos metros pecado Margen de error. Ahí Vive el percebe. Ahí vive Serxo. percebeiros es la batalla contra El Mar de UNOS guerreros Que No Se consideran Héroes.




Apuntes sobre el percebe. (Vídeo)

No hay comentarios:

Saludos de NICAYO.

Hola amigos soy José Antonio Franco un pescadero de Zaragoza con más de 30 años de experiencia y sobre todo amante del mundo del pescado y del buen hacer en esta profesión.
Estoy muy contento de poder materializar una idea en este blog, es algo que tenía en mente desde hace mucho tiempo y poderlo compartir con todas las personas que les apasione este bonito mundo de nuestra cultura marinera.
Saludos.